miércoles, 13 de octubre de 2010

El papel de las entidades financieras.

En esta nueva situación las entidades financieras (bancos y compañías de seguros)  terminan por hacerse  las valedoras y veladoras del sistema capitalista. Se les llega a confiar hasta el futuro de nuestros pensionistas, con la administración de los fondos de pensiones. En algunos países, incluso, obtienen la administración de los fondos de la Seguridad Social. La idea bajo la que se ampara el proceso es clara: son mejores administradores que “Papa Estado”; lo que hoy se ha demostrado, con las quiebras de bancos y aseguradoras, que no es del todo cierto.

Por último, en los años noventa las entidades financieras bien nutridas de fondos, entre otras razones, por la venta de su cartera industrial, los fondos de pensiones que administran y sin duda la buena gestión, se hacen con el control de las industrias multinacionales. Para ello no ha sido necesaria la adquisición del 100% de su capital, bastó con la compra de paquetes de control. Lo que se ha hecho de forma directa, con la compra en bolsa o a través de fondos estructurados, ya sean de capital  riesgo o cerrados, o bien mediante sofisticadas formas de ingeniería financiera.

Las entidades financieras a su vez tienen un capital social muy atomizado, por lo que el control de las mismas se obtiene con paquetes accionariales muy pequeños, gracias a la política de blindaje de estatutos. La consecuencia de ello es que el control de estas entidades financieras, hoy ya supranacionales, está en manos de unos pocos, muy apartados de las decisiones empresariales del día a día y de la idiosincrasia y cultura nacional, lo que necesariamente implica un distanciamiento con la justicia social. Ese control supranacional es que el ha hecho posible la ansiada política de globalización en contra de las soberanías financieras nacionales. Lo que al día de hoy se ha demostrado nefasto por el efecto contaminación que produce la no existencia de barreras industriales y financieras nacionales y la adopción de políticas iguales para actores distintos. La crisis financiera americana ha contaminado a todo el mundo. América estornuda, Europa se acatarra, Alemania se acatarra y España contrae pulmonía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada