jueves, 16 de septiembre de 2010

Crisis económica / crisis de valores.

Estamos en presencia de una crisis cuyo origen no se puede buscar sólo en razones económicas. Es una crisis cuyo origen debemos situarlo en una crisis de valores. Por ello, para que las medidas a adoptar  sean eficaces y recurrentes deben estar soportadas sobre un cambio de conceptos. Adoptar medidas económicas sin terminar con la cultura especulativa, virtual, ajena a la realidad de los países y su capacidad productiva, fundada en la globalización sin barreras que contenga el efecto de contaminación, y lo más importante ajena al hombre, a su dignidad, a la justicia social, es decir, al margen del bien común, no serviría de nada. Estaríamos condenados a repetir la historia.


La caída del muro de Berlín  supuso un punto de inflexión social, esta crisis ha sido un punto de inflexión económica. El primero, nos mostró el fracaso de un sistema social basado en el socialismo; el segundo, nos muestra como ha fallado todo un sistema social basado en el frío y apátrida liberalismo. A la postre,  ambos dos, capitalismo: el primero de estado y el segundo de un grupo selecto de individuos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada