miércoles, 29 de septiembre de 2010

Por una nueva opción.

Son muchos los españoles que, a diario, en su lugar de trabajo, en su casa, en su ambiente familiar, siendo conscientes de que es imposible vivir en otra realidad, de que los mundos aparte son una entelequia, disienten de un tiempo en el que los Valores y Principios en los que fueron educados, en los que quieren vivir, esos que quieren transmitir, como su mejor legado, a las generaciones futuras, son sistemáticamente orillados cuando no atacados. 

Quienes creen que la Vida, la Familia, España o la Moral objetiva son categorías permanentes de razón, no estando subordinadas a las modas o a los caprichos políticos; quienes estiman que nuestras raíces cristianas son las que deben sustentar la sociedad; quienes aspiran a tener la libertad suficiente para educar a sus hijos en consonancia con sus Creencias, Valores y Principios; quienes esperan poder deambular por unas calles en las que prime la seguridad física, patrimonial y moral; quienes aspiran a que el derecho de los justos prime sobre el de los que les hacen la vida y el trabajo imposible gracias a la benignidad de la ley; quienes viven ahogados por una realidad económica que amplía las diferencias sociales; quienes se dan cuenta de que la clase política española se ha vuelto endogámica, que es una casta, y que para ella no lo primordial no es estar al servicio del bien común; quienes no se sienten representados, aunque les presten su voto, por ninguna de las dos grandes opciones políticas; quienes están cansados de que su voto sólo sirva para sustentar mayorías o alianzas, que no sólo acaban prescindiendo de esos Principios y Valores sino que, al final, legislan contra los mismos y contribuyen a su pausada demolición; quienes piensan que no todo se soluciona con promesas de rebajas y ayudas económicas, hechas al viento de las elecciones…, todos ellos, si se deciden a seguir el dictado de la razón tienen, ahora, una oportunidad.

La oportunidad de dar aliento a una alternativa que muestra, día a día, con su trabajo, que existe otra forma de estar y actuar en política. La oportunidad, llegado el caso, de con los votos decir: no estáis solos, vuestra labor debe continuar. La oportunidad de hacer ver, a otras fuerzas políticas, que algo está cambiando, que para un segmento de la sociedad lo trascendente no es reducir un punto el IRPF sino defender la Vida, la Familia, España y nuestras raíces cristianas. La oportunidad de que un voto, aparentemente testimonial, se transforme en el más útil de los votos. La oportunidad de que Principios y Valores, que han sido y están siendo marginados de la vida pública española, retornen al debate político. La oportunidad, con ese apoyo electoral, de contribuir al desarrollo de una opción distinta, de una opción transversal, de una alternativa política social-cristiana.


Adelante Alternativa Española (AES)
Viva España




No hay comentarios:

Publicar un comentario